Menú semanal de otoño
Menú semanal de otoño

AUTORA

NEWSLETTER

Suscríbete y todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y descarga nuestro ebook
“Refréscate sano este verano”

Querido otoño…

¿Qué tendrás que a tan pocos le gustas? Noviembre, un mes y una época del año que no suele ser muy bien recibida, será porque los días son más cortos o porque llega el frío y los días lluviosos, o porque la vida social empieza a reducirse…pero, ¿has pensando en todo lo que nos trae esta estación? ¡Qué gusto estar en casa, mirar llover por la ventana junto a la chimenea y asar unas castañas al fuego! O como dice el refrán, en otoño, pan de ayer, vino de antaño y caldito a diario.

El otoño nos ofrece alimentos muy nutritivos, cargaditos de nutrientes y de sabores únicos.

Dejamos atrás los tomates rojos, los calabacines, las berenjenas, el melón y la sandía… pero si eres amante del dulce estarás contenta porque damos paso a frutos que no dejan indiferentes al paladar. Y es que no me puedes negar lo especial que hace la granada a las ensaladas, o ¡unos higos, caquis o nueces!

Os dejo una infografía con las frutas y verduras otoñales para que los tengas presentes y disfrutes de todos ellos.

Estarás de acuerdo conmigo en que comer bien y variado se complica cuando tienes un estilo de vida ajetreado, cuando tienes que atender y cuidar de tus hijas/os o el trabajo te ocupa la mayor parte del día. Por eso, planificar con antelación un menú semanal te puede ayudar mucho a comer saludable, a organizar la compra y la despensa y a variarlo mucho más. ¿Te ha pasado alguna vez que justo cuando tienes que hacer la comida no te acuerdas de ninguna receta que te venga bien? ¿Se esfuman las ideas? Estoy convencida de que habrás respondido que sí.

Y ese es el objetivo del menú semanal que te dejo a continuación, ayudarte a esto. Es una planificación compuesta por platos de temporada para la población general, sin patologías. Debes adaptarla a tus necesidades y preferencias (por ej. si eres muy deportista, quizás tengas que aumentar los carbohidratos; o si tienes alergias o intolerancias, tendrás que cambiar unos alimentos por otros similares), y si necesitas personalizarlo no dudes en pedir ayuda a una dietista-nutricionista

 

Como verás, no aparecen cantidades. Es algo que muchos pacientes me preguntan y que, excepto patologías u objetivos muy concretos (por ej. deportistas), debemos de obviar. ¿Cómo que obviarlo? ¿Puedo comerme todos los platos que quiera? ¡Claro que sí! Pero siempre aprendiendo a comer y disfrutar de la comida con consciencia, apreciando con cautela las señales tanto de hambre como de saciedad. Es la única manera de comer justo lo que necesitas, sin control extremo sobre la comida, sin ansiedad por si es mucho o poco, dándole a tu cuerpo justo lo que te pide.

Solo puntualizaría las proporciones de cada grupo de alimento según los nutrientes que nos aportan. Para asegurarte de que tu plato es equilibrado, recuerda que en cantidad deben priorizar las verduras y hortalizas (más de un 50% del plato), así la parte proteica (legumbres, carne, pescado, huevo) debería corresponder al 25% del plato y menos de 25% a alimentos ricos en carbohidratos (cereales integrales – pan, pasta, arroz, quinoa-, patata) según tus necesidades y actividad física.

Por último, el planeta te agradecerá que priorices alimentos de temporada, frescos y de cercanía; y tu salud te pedirá que evites los procesados, envasados, refinados y azucarados (snacks, bollería, pizzas, refrescos, etc).

Espero haberte dado alguna idea de recetas otoñales y que las disfrutes, me despido para degustar unos boletus recién recolectados.

Un abrazo.

Laura Ramos

MÁS
ARTÍCULOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA

newsletter

Todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y descarga nuestro ebook
“Refréscate sano este verano”