LA FIBROMIALGIA ¿Qué es y cómo la alimentación puede ayudarte?
LA FIBROMIALGIA ¿Qué es y cómo la alimentación puede ayudarte?

AUTORA

NEWSLETTER

Suscríbete y todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y descarga nuestro ebook
“Refréscate sano este verano”

La fibromialgia es una enfermedad crónica y compleja que  causa dolores muscular generalizados y un agotamiento profundo, y también una variedad de otros síntomas acompañantes como:

– Alteraciones en la relajación muscular, dolor que empeora con frío y rigidez

– Dificultad para dormir

– Depresión, ansiedad y estrés

– Problemas gastrointestinales como distensión abdominal, disfagia, acidez, intolerancias alimentarias, estreñimiento, diarrea…

– Cansancio y fatiga crónica (sobre todo por las mañanas)

– Sobrepeso y obesidad. Muy común debido a la baja actividad física que pueden realizar las personas con fibromialgia (el reposo mejora la sintomatología).

Es una enfermedad frecuente con un alto predominio en mujeres, en España 4.2%

Esta enfermedad no tiene cura, pero un tratamiento interdisciplinar puede mejorar MUY mucho la calidad de vida de una persona que sufre de fibromialgia.

Las recomendaciones nutricionales a tener en cuenta en fibromialgia son:

– Determinar la presencia de alergias o intolerancias: Es muy frecuente en estos casos la intolerancia a la lactosa y alergias a algunas frutas. 

– Incluir alimentos ricos en antioxidantes como frutas y verduras llenas de color. Especias como cúrcuma, canela, jengibre, romero, tomillo… E infusiones como el té verde y blanco.

– Incluir alimentos ricos lo siguientes minerales, ya que se han demostrado ser deficientes en personas con fibromialgia: 

  • Magnesio: Espinacas y verduras de hoja verde, pipas de calabaza, de cáñamo, legumbres, almendras, anacardos, plátanos, aguacate, cacao puro. 
  • Selenio. Nueces de Brasil, setas shiitake, arroz integral, semillas de chia, lino y sésamo.
  • Zinc: Carnes blancas y rojas, mariscos, moluscos, salmón, lácteos, cereales integrales y germen de trigo.

– Aumentar el consumo de entre 30 – 40 g de fibra. A base de legumbres, verduras, frutas y cereales integrales.

– Limitar el consumo de sal

– Ingesta adecuada de Vit.D y exposición solar para fijar el calcio a los huesos. O suplementación en caso necesario.

– Alimentos ricos en omega 3 (pescado azules, semillas de lino y chía molidas) por su efecto antiinflamatorio.

– Y por supuesto, evitar consumir alimentos ultraprocesados, ricos en azúcares simples, harinas blancas, además del alcohol, por su efecto PRO – inflamatorio. 

Lo que dice la ciencia

En pacientes con fibromialgia se ha observado que los niveles de Coenzima Q10 son deficientes. Esta enzima es esencial para el correcto funcionamiento de nuestras mitocondrias, los orgánulos celulares que nos dan energía y además un potente antioxidante. 

Un estudio elaborado por investigadores españoles (Cordero, M.D., et al.) demostró que pacientes con fibromialgia que presentaban deficiencia de esta enzima, mejoraron su sintomatología después de un tratamiento de 9 meses con suplemento de Coenzima Q10.

Las mejoras clínicas se vieron en la reducción del dolor muscular asociado al tratamiento farmacológico de las estatinas, menor intensidad de síntomas migrañosos, mejora del sueño y disminución de radicales libres (responsables del daño celular).

Sin embargo aún se necesitan estudios más rigurosos para confirmar esta observación.

MÁS
ARTÍCULOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA

newsletter

Todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y consigue tu 10% de descuento para comenzar ya el curso que mejorará tu salud.