ESTÍMULOS QUE PROVOCAN INFLAMACIÓN
ESTÍMULOS QUE PROVOCAN INFLAMACIÓN

AUTORA

NEWSLETTER

Suscríbete y todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y descarga nuestro ebook
“Refréscate sano este verano”

¿Qué es esto de la inflamación corporal?

Cuando hablamos de inflamación corporal, nos referimos a un proceso fisiológico que sucede en nuestro cuerpo, necesario para la supervivencia.

Aparece en situaciones cómo, cuándo estamos frente a células tumorales, infecciones o sustancias tóxicas. Además, el sistema inmunitario, que es quien modula este proceso liberando una cascada de compuestos inflamatorios. Es capaz también de activar mecanismos de regeneración de tejidos, en caso de lesiones o traumas.  Incluso en situaciones, la respuesta inmunitaria no es fisiológica si no patológica como por ejemplo sucede en alergias o en enfermedades autoinmunes. ¡Todo ello produce inflamación!

Por otra parte, se han observado una serie de estímulos inflamatorios relacionados con el estilo de vida que se pueden modificar y evitar así, contribuir a una constante inflamación. 

¿Qué podemos hacer para intentar disminuir la inflamación?

Básicamente detectar aquellas conductas inflamatorias y modificarlas. Aquí te dejo algunas para empezar:

  • Una alimentación saludable, basada en verduras y hortalizas, frutas y legumbres, una dieta nutritiva y rica en fibra, para proporcionar alimento a nuestra microbiota intestinal, ya que ésta es capaz de generar un microclima muy inflamatorio por una alimentación rica en azúcares refinados y grasa de mala calidad presente en productos procesados y/o ultra procesados. 
  • Mantener un peso adecuado, divorciándonos del tejido graso y en concreto de la grasa visceral. La grasa corporal en exceso produce la liberación de compuestos inflamatorios, además, es capaz de actuar como una glándula y generar un exceso de hormonas y provocar patologías como el cáncer.
  • Realizar ejercicio físico de fuerza. Se ha demostrado, que tiene efecto antiinflamatorio.
  • Conseguir un descanso reparador, intentar alterar mínimamente el ciclo circadiano, es decir el sueño. 
  • Controlar el nivel de estrés/ansiedad, bien con meditación, mindfulness, ejercicio físico, dejar la tecnología por un día o incluso disminuir ésta. Pide ayuda de un profesional si es necesario.
  • Evitar contaminantes como el alcohol, tabaco, metales pesados

 

¡Si te gusta este tipo de artículos, fenomenal porque ampliaremos en breve!

MÁS
ARTÍCULOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA

newsletter

Todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y descarga nuestro ebook
“Refréscate sano este verano”