¿Eres como Carmen?
¿Eres como Carmen?

AUTORA

NEWSLETTER

Suscríbete y todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y descarga nuestro ebook
“Refréscate sano este verano”

¿Eres como Carmen?

Ponte cómoda y sigue leyendo. Vamos a contarte la historia de Carmen, un caso clínico real.

Carmen era una chica de 27 años con cierto sobrepeso. Tenía una lesión de tobillo a raíz de un accidente de coche y ese fue el primer motivo por el que decidió acudir a una nutricionista, ya que el médico, además, le había recomendado bajar de peso para mejorar esa lesión e incluso poder operarse de la misma. 

Carmen era muy amiga de sus amigos y fiestera. Le encantaba salir y tomarse unas cervecillas con su gente y compartir buenos momentos. Esos ratos eran su recompensa de los días duros de trabajo. Además, solía ser de las que bromeaban cuando amigos suyos decidían cambiar la cerveza por el agua. 

Cuando Carmen comenzó las consultas con la nutricionista era un poco escéptica. Ya que una parte de ella estaba convencida de que su sobrepeso no tenía solución. Le habían hecho creer en el pasado que era cosa de su metabolismo o su genética. Por tanto tenía una justificación a la que agarrarse. Sin embargo, la otra parte de Carmen, la más autocompasiva, sabía que en parte su alimentación y sus hábitos no eran los más adecuados, que se estaba autoengañando y en el fondo quería cambiar.

Así que además empezó a hacer deporte, y se animó con el Crossfit. Le gustó tanto que se enganchó, pero seguía sin ver resultados en su peso corporal, ¿por qué? Pues porque Carmen comenzó a justificar que como estaba haciendo deporte “podía comer lo que quisiera”.

Gracias a las consultas con su nutricionista cambió el chip, y entendió que esas justificaciones solo eran excusas. Aprendió a comer saludable, a pesar de su poco tiempo. Su nutricionista le ayudó a organizarse, a cocinar una o dos veces a la semana y a hacer platos nutritivos, apetecibles y con muy poquito esfuerzo. También aprendió a hacer buenas elecciones al comer fuera de casa y a reducir un poquito la ingesta de vino o cerveza por otras alternativas.

Carmen también aprendió a escucharse. A identificar cuándo tenía hambre de verdad o cuando eran antojos, caprichos, aburrimiento, ansiedad y otras emociones. 

Ella dice que un día su mente hizo “click” a raíz de una sesión con su nutricionista donde hablaron sobre qué es lo importante de las reuniones y los encuentros con los amigos. 

Entendió que son las personas las que hacen que disfrutemos de esos momentos de desconexión y que pasar tiempo con ellos, en este ritmo de vida tan caótico, sea el mejor regalo y la mejor recompensa. Y no lo que comemos o bebemos. 

Carmen perdió 18kg, y durante ese proceso se volvió una friki del Crossfit. Esto fue otra de las motivaciones que tuvo. Quería entrenar duro, cansarse menos, ser capaz de mover más pesos, recuperarse mejor de los WODs, terminarlos a tiempo y un largo etcétera. Se dio cuenta que la resaca y la mala alimentación no la ayudarían a conseguir esto. Tuvo la suerte de hacerse con un buen grupito de amigos que la motivaban cada día más.

A día de hoy Carmen es una friki del Crossfit, ha hecho competiciones y carreras de obstáculos. Ha mantenido su peso perdido, su alimentación es muy saludable. Dentro de esa alimentación saludable hay cabida, por supuesto, a caprichos y alimentos menos nutritivos, pero nunca más como justificación al ejercicio si no como elección propia y consciente. Sin culpas, sin restricciones, sin compensaciones.

Interiorizó todos esos cambios y ahora son hábitos en su vida. Ha dejado de vivir preocupada por su talla, y no porque haya perdido peso, lo aprendió durante el camino. Al igual que aprendió a ser compasiva consigo misma, a quererse por cómo es, y a valorar a su cuerpo por darle la oportunidad de poder hacer el deporte que quiere. 

Por cierto, finalmente Carmen nunca tuvo que operarse del pie.

MÁS
ARTÍCULOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA

newsletter

Todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y consigue tu 10% de descuento para comenzar ya el curso que mejorará tu salud.