4 consejos para no ponerte a dieta
4 consejos para no ponerte a dieta

AUTORA

NEWSLETTER

Suscríbete y todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y descarga nuestro ebook
“Refréscate sano este verano”

Oh oh… Ya estamos a mitad de septiembre ¿Y tú sin haber empezado la dieta? Pues déjame decirte que BRAVO por ti. Si si,como lo lees. En este post quiero contarte las 4 razones por las que NO DEBES HACER DIETA NUNCA MAIS.

1- Hay muchísimos estudios*  (https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17469900/y https://www.bmj.com/content/309/6955/655) que han demostrado que las dietas no sirven para conseguir una pérdida de peso sostenible a largo plazo. Es decir, el 95% de las personas que hacen dieta recuperan el peso perdido con algún kilo de más en pocos años. ¡Hemos sido engañadas!

 

2 – Las dietas nos hacen sentir incapaces. Pensamos que es nuestra culpa por no tener fuerza de voluntad o motivación suficiente, lo cual merma nuestra autoestima. Te somete a un estrés continuo de autocrítica y juicios internos que nos recuerda una y otra vez que no somos válidas o suficientes.

 

3 – Nos obsesiona, llegando al punto de pensar constantemente en la comida. Debatiendo internamente lo que puedes o no puedes comer, en cómo vas a compensar el exceso del finde, en lo mucho que echas de menos algo que te has prohibido. Todo este exceso de control puede desembocar en un descontrol total, tirar la toalla o peor, un trastorno de la conducta alimentaria. 

 

4 – Nuestro cuerpo es más listo que nosotras. Hay un gran elemento de nuestra fisiología llamado hipotálamo, que actúa como un termostato. Por mucho que tu te empeñes en pesar un número en concreto en la balanza (el peso ideal en tu mente), si el hipotálamo no está de acuerdo contigo se encargará de reajustar hormonal y químicamente todo lo necesario para que esto no suceda. A esto se le conoce como set point o punto de ajuste y es luchar contra natura.

No es cuestión de voluntad ni motivación. Es fisiología humana. Llevamos muchos años dando mensajes erróneos, confundiendo a la población y dando palos de ciego en sobrepeso y obesidad.

Como has podido comprobar con este artículo, las dietas no funcionan. Y seguramente ahora te estés preguntando entonces qué leches haces. Pues te digo que simplemente comas de forma saludable, aportando nutrientes a tu cuerpo mediante frutas, verduras, proteínas de calidad, carbohidratos integrales y grasas saludables. Si, la milonga de todos los días que ya te sabes pero que quizás no aplicas tanto. Comida real lo máximo posible. No olvides que dentro de la alimentación saludable hay cabida para los caprichos y alimentos procesado con flexibilidad. Eso también forma parte de una alimentación saludable tanto física como mental. 

Pero sobre todo y puede que lo más importante, es el comer de forma intuitiva y consciente. Reconectado con tus señales de hambre y de saciedad. A medidas que vas desarrollando estas habilidad serás capaz de escuchar tus necesidades nutricionales reales, y sobre todo alimentarte desde el permiso y no desde la prohibición.

La verdadera clave está en engranar bien las piezas de la aceptación corporal, la autocompasión con los valores de salud y bienestar. Vive la vida que te mereces.

MÁS
ARTÍCULOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA

newsletter

Todos los meses te enviamos nuestro mejor contenido.

Suscríbete y consigue tu 10% de descuento para comenzar ya el curso que mejorará tu salud.